domingo, 22 de marzo de 2015

Intenciones a San Miguel Arcángel (Tablón de pedidos)...

Usuario

Mensaje



tagboardgratis.com
http://www.tagboardgratis.com

Fecha de la Fiesta de San Miguel, San Gabriel y San Rafael Arcángeles

El 29 de septiembre se celebra la fiesta de los tres Arcángeles que nombra la Sagrada Escritura

La palabra Arcángel proviene de dos palabras: Arc (“el principal”) y ángel, es decir, "principal entre los ángeles”

Esta fiesta se ha celebrado con gran solemnidad a fines de septiembre, desde el siglo sexto por lo menos. El Martirologio Romano afirma que en la festividad se celebra la dedicación de una Basílica en honor de San Miguel, a unos 10 kilómetros al norte de Roma. En el oriente, donde antaño se tenía al arcángel como protector de los enfermos (actualmente se le considera como Capitán de las legiones celestiales y Patrón de los soldados), la veneración a San Miguel es todavía mas antigua.

Según la Escritura, los Ángeles son mensajeros de Dios, "poderosos ejecutores de sus órdenes, prontos a la voz de su palabra" (Sal 103,20), al servicio de su plan de salvación, "enviados para servir a los que deben heredar la salvación" (Heb 1,14).

Los fieles no ignoran los numerosos episodios de la Antigua y de la Nueva Alianza en los que intervienen la santos Ángeles. Saben también que no son pocos los episodios de la vida de Jesús en los que los Ángeles tienen una función particular: el Arcángel Gabriel anuncia a María que concebirá y dará a luz al Hijo del Altísimo (cfr. Lc 1,26-38) y de manera semejante, un Ángel revela a José el origen sobrenatural de la maternidad de la Virgen (cfr. Mt 1,18-25). Y son numerosos los acontecimientos en los que aparecen cumpliendo una misión especial.

La Iglesia, que en sus inicios fue protegida y defendida por el ministerio de los Ángeles (cfr. Hech 5,17-20; 12,6-11) y continuamente experimenta su "ayuda misteriosa y poderosa", venera a esto espíritus celestes y pide con confianza su intercesión. Durante el año litúrgico conmemora la participación de los Ángeles en los acontecimientos de la salvación y celebra su memoria en unas fechas determinadas

San Miguel

Este nombre significa: "¿Quién como Dios? o "Nadie es como Dios".

La Iglesia Católica ha tenido siempre una gran devoción al Arcángel San Miguel, especialmente para pedirle que nos libre de los ataques del demonio y de los espíritus infernales. Y él cuando lo invocamos llega a defendernos, con el gran poder que Dios le ha concedido. Muchos creen que él sea el jefe de los ejércitos celestiales.

ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL

San Miguel arcángel, defiéndenos en la batalla: sé nuestra protección contra la malicia y las acechanzas del diablo. Reprímalo Dios, suplicamos humildemente: y tú, oh príncipe de la milicia celestial, arroja a los infiernos a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan sueltos por el mundo, para causar la perdición de las almas.
Amén.

San Gabriel

Su nombre significa: "Dios es mi protector".

Al Arcángel San Gabriel se le confió la misión más alta que jamás se le haya confiado a criatura alguna: anunciar la encarnación del Hijo de Dios. Por eso se le venera mucho desde la antigüedad.  San Gabriel es el patrono de las comunicaciones y de los comunicadores, porque trajo al mundo la más bella noticia: que el Hijo de Dios se hacía hombre.

ORACIÓN A SAN GABRIEL

Dios Señor nuestro, imploramos tu clemencia para que habiendo conocido tu Encarnación por el anuncio del Arcángel San Gabriel, con el auxilio suyo consigamos también sus beneficios. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

San Rafael

Su nombre significa: "Medicina de Dios".

Fue el Arcángel enviado por Dios para quitarle la ceguera a Tobías y acompañar al hijo de éste en un larguísimo y peligroso viaje y conseguirle una santa esposa.  San Rafael es muy invocado para alejar enfermedades y lograr terminar felizmente los viajes.

ORACIÓN A SAN RAFAEL

Arcángel San Rafael, que dijiste: «Bendecid a Dios todos los días y proclamad sus beneficios. Practicad el bien y no tropezaréis en el mal. Buena es la oración con ayuno, y hacer limosna mejor que atesorar oro», te suplico me acompañes en todos mis caminos y me alcances gracias para seguir tus consejos. Amén.



La Fiesta de San Miguel Arcángel


Fiesta de San Miguel Arcángel  – Su origen – Culto que rendimos a los Ángeles – Espíritu de este culto – Fiesta de los Ángeles custodios – Origen de la fiesta de los Ángeles custodios – Nuestros deberes respecto del Ángel custodio.

Antigüedad del culto de los Ángeles

El culto de los Ángeles es tan antiguo como el mundo, pues vemos  que se les invoca en el Antiguo Testamento, y los mismos gentiles les rendían homenajes supersticiosos. La Iglesia católica, heredera de todas las tradiciones verdaderas, ennobleció, purificó y consagró desde su origen el culto de los santos Ángeles, sobre cuyo punto están acordes los Padres de Oriente y Occidente. Sin embargo, habiendo rendido algunos herejes un culto idólatra a los Ángeles, la Iglesia de Oriente creyó que debía valerse de cierta reserva en las honras que dirigió a estos espíritus bienaventurados, temiendo que los sectarios se aprovechasen para fortalecerse en sus errores; pero no abrigando temor semejante la Iglesia de Occidente se expresó más libremente sobre la invocación de los Ángeles.

Es indudable que se les invocaba mucho tiempo antes de habérseles destinado fiestas y templos, y no se les había señalado un día particular, porque su culto estaba como incorporado en todas las oraciones públicas, en todos los sacrificios públicos, y  por consiguiente en todas las fiestas de la Iglesia. Se hace mención de los Ángeles en el Prefacio y en el Canon de la misa; en el Salterio, que compone casi todo el oficio canónico; reiteramos con muchísima frecuencia la memoria de los Ángeles; las Letanías, que ascienden a la más remota antigüedad, y son como un compendio de las oraciones generales de la Iglesia, nombran a los Ángeles después de María, su augusta Reina: y así como se celebra una fiesta general de la Trinidad, del Santísimo Sacramento y de todos los Santos antes que hubiera solemnidades particulares establecidas en honra suya, del mismo modo se celebra la fiesta general de todos los Ángeles, cuyo culto enlaza a toda la liturgia católica, antes que se les hubiese designado fiestas o templos particulares. Sin embargo la Iglesia, llena de gratitud hacia los espíritus administradores que velan por su defensa y cooperan a la salvación de sus hijos, estableció dos fiestas especiales para satisfacer el tributo de su devoción. La primera es la de San Miguel, príncipe de la milicia celestial, y la segunda la de todos los santos Ángeles, y en particular el Ángel custodio. 


Explicaremos en breves palabras el origen de esta doble solemnidad. En la época que el Creador había señalado para poner a prueba la fidelidad de los Ángeles, un gran número de ellos, enorgullecidos con su propia excelencia, se alzaron contra el Autor de tantos dones sublimes. El Arcángel san Miguel precipitó en el abismo a los rebeldes con la impresión irresistible del nombre de Dios, victoria expresada por el mismo nombre de este Arcángel Quis sicut Deus? ¿Quién cómo Dios? San Miguel ha sido mirado siempre como el Ángel defensor de las naciones fieles; antiguo protector de Francia, el rey  Luis XI le tomó por patrono de la Orden militar establecida bajo su nombre en 1469.

Fiesta de San Miguel

El glorioso Arcángel apareció en 493 en el monte Gargano en Italia. Esta aparición fue muy consoladora y muy célebre, y en reconocimiento de los beneficios que procuró a la Iglesia el enviado del Omnipotente, se estableció una fiesta para recordar este acontecimiento y en honra de San Miguel; fiesta que desde el siglo V se celebra el 29 de setiembre, y que era en otro tiempo muy solemne en varios países de Occidente.

He aquí lo que leemos en las leyes eclesiásticas publicadas en 1014 por Etelredo rey de Inglaterra: “todo cristiano que tenga la edad prescrita ayunará tres días a pan y agua, no comiendo más que raíces crudas, antes de la fiesta de san Miguel, e irá a confesar y a la Iglesia con los pies descalzos… Cada sacerdote irá tres días con los pies descalzos en procesión con su pueblo, y cada cual preparará los víveres que necesite para tres días, observando sin embargo que no haya de gordo, y que se distribuya todo a los pobres. Todos los servidores serán dispensados del trabajo durante estos tres días para celebrar mejor la fiesta, o  no habrán sino lo necesario para su uso. Estos tres días son el lunes, el martes y el miércoles antes de la fiesta de san Miguel.”

Aunque sólo se nombra a san Miguel en el título de esta fiesta, según la oraciones de la Iglesia, forman, según parece, su objeto todos los santos Ángeles, de lo cual se desprenden una verdad magnífica y propia para estrechar los lazos de caridad que nos unen, y es que la Iglesia quiere indudablemente que honremos a los Ángeles y a los Santos, y celebremos su fiesta con espíritu de unidad y universalidad, considerándolos a todos como un solo cuerpo y un solo santo, que es el cuerpo de Jesucristo. Es difícil honrar un miembro sin que esta honra se comunique a todos los demás miembros del cuerpo; la gloria y la alegría de cada uno de ellos es común a todos, y la que es común a todos es propia de cada uno de ellos en particular. Si un miembro es honrado, todos los miembros se regocijan con él, dice San Pablo. Así pues, la fiesta de cada santo es la de todos los demás Santos. Por esta razón se celebra en otro tiempo la fiesta de todos los Apóstoles en un solo día, porque no puede celebrarse la de uno de ellos sin que todos sean de ella partícipes.

Estas reflexiones son más necesarias respecto de los Ángeles, a todos los cuales honramos generalmente el día de la fiesta de San Miguel. La Iglesia no permite que se haga mención más que de tres Ángeles, cuyos nombres se nos han indicado en la Escritura, y sin embargo desea que honremos a muchos millones. Por consiguiente no debemos prestarles homenajes por medio de fiestas particulares, sino estando en la firme persuasión de que cuando nombremos u honremos a uno de ellos, los comprendemos y reverenciamos a todos, como si todos no compusieran más que una santa ciudad, cuya majestad y preeminencias representa cada uno de ellos.

Medios de honrar a los santos ángeles

Hablemos, aunque brevemente, del culto que rendimos a los Ángeles, y del modo de celebrar su fiesta. El culto supremo, llamado de latría, sólo pertenece a Dios, y no podríamos rendirlo a la criatura sin incurrir en la más monstruosa idolatría, y sin ser culpables del crimen de alta traición contra la Majestad divina. Es idólatra el que ofrece sacrificio a un ser que no es Dios, y le atribuye directa o indirectamente algún atributo de la Divinidad; pero existe una honra de orden inferior que debemos a ciertas criaturas por su superioridad o excelencia. Tal es la que la misma ley de Dios nos prescribe que prestemos a nuestros padres, a los príncipes, magistrados, y a todas las personas constituidas en dignidad; tal es igualmente la honra mezclada de sentimientos de religión que, según los Libros santos y la ley natural, debemos a los sacerdotes o a los ministros del Altísimo, y que los Reyes, hasta los más malos rendían con frecuencia a los Profetas, aunque eran hombres oscuros y despreciables a los ojos del mundo.

En esta honra se diferencia, como se ve, infinitamente de la que solo pertenece a Dios; no puede serle injuriosa, y se refiere a las criaturas en tanto que sus perfecciones son dones de la bondad divina. Cuando manifestamos respecto de un embajador, honramos al soberano que le ha hecho depositario de una parte de su autoridad, porque el soberano es el fin ulterior de los sentimientos que manifestamos. La escritura acude sobre este punto en apoyo de la ley natural. Pagad a todos lo que se les debe… a quien honra, honra. “Honrad, dice San Bernardo con este motivo, honrad a cada cual según su dignidad.”

En cuanto al modo de celebrar dignamente las fiestas de los Ángeles, para no apartarnos del espíritu de la Religión, debemos: 1º dar gracias a Dios por la gloria con que colma a estas divinas criaturas, y regocijarnos con la felicidad con que aquellas se regocijan; 2º manifestar nuestro reconocimiento al Señor por haber confiado en su misericordia el cuidado de nuestra salvación a estos espíritus celestiales que nos hacen continuamente los esfuerzos de su celo y de su cariño; 3º unirnos a ellos para ensalzar y adorar a Dios, y para pedirle la gracia de hacer su voluntad en la tierra, como lo hacen los Ángeles en el cielo, y proporcionarnos nuestra santificación imitando la pureza de estos espíritus bienaventurados con los cuales estamos unidos de un modo tan íntimos; 4º honrarlos no sólo con fervor, sino implorar también el auxilio de su intercesión.

Devoción al ángel custodio

Nos queda hablar del Ángel custodio. En primer lugar, ¿hay hay algo más conveniente para dar al hijo de Adán, a este niño que se arrastra por el polvo, que riega con sus lágrimas el camino de la vida, que lo recorre como si dijéramos cuál el más ínfimo de los seres, que se siente encadenado, por el peso de una naturaleza corrompida, hacia todo lo más vil y abyecto; se conoce algo más propio para ennoblecer a sus ojos, y hacerlo respetable y sagrado a los ojos de los demás, que la fiesta del Ángel custodio? Hijo del polvo, acuérdate, le dice la Iglesia en este día, de que eres hijo del Eterno. El Monarca de los mundos ha comisionado cerca de ti un príncipe de su corte, y le ha dicho: Marcha, toma a mi hijo de la mano, vigila todos sus pasos, y hazle conocer sus necesidades, deseos y suspiros. Durante el día, permanece a su lado en su camino, y por la noche, en pie a la cabecera de su lecho. Tómale en  brazos, no sea que se dañe el pie contra la piedra; está confiado a tu cuidado; le traerás en tus brazos al pie de mi trono el día que haya señalado para introducirle en mi reino, su inmortal herencia. He aquí lo que nos dice, y otras muchas cosas más en la fiesta del Ángel custodio. La Iglesia católica, que es reparadora universal, ¿podría olvidarse de celebrarla? Por el contrario, ha hecho todo lo que ha podido para sensibilizar y hacer que estuviera siempre presente la creencia del Ángel custodio. Desde la cuna hasta el sepulcro nos habla del Príncipe de la corte celestial que vela en defensa de nuestro cuerpo y de nuestra alma, que ve todas nuestras acciones y, da cuenta de ellas al Dios del cielo, padre y juez de todos los hombres.

Fiesta de los Ángeles custodios

No bastando, sin embargo, todo esto a su solicitud, la Iglesia ha establecido una fiesta particular para honrar a los Ángeles custodios de sus hijos. Fernando de Austria, que después fue emperador, alcanzó a principios del siglo XVII del Papa Paulo V que pudiera hacerse el oficio del Ángel custodio, y se celebrase su fiesta. Esta interesante solemnidad se esparció muy pronto por toda la Iglesia, y no se ha interrumpido desde aquella época. En efecto, ¿no son los mismos, es decir, poderosos innumerables y queridos a los corazones honrados los motivos que tenemos para celebrarla? Hasta parece que cuanto más avanzamos  en la vida y más se acerca el mundo a su fin, más imperiosas son las razones de honrar a los Ángeles buenos. ¿No es testigo cada día de nuestra existencia, y la del mundo, de algún nuevo beneficio de los Ángeles custodios? Díganme pues, estos nuevos beneficios ¿no son títulos a nuestra gratitud y a nuestra devoción?

Dice San Bernardo que para cumplir los deberes que se nos han impuesto respecto de nuestro Ángel custodio, es preciso rendirle un triple homenaje: el del respeto, el de la devoción y el de la confianza. Le debemos el respeto por su presencia, la devoción por su caridad, y la confianza por su vigilancia. Penetrados del respeto, hay que ir siempre con circunspección, recordando sin cesar que estamos en presencia de los Ángeles encargados de guiarnos por nuestras sendas; y en cualquier lugar que estemos, por secreto que sea, tenemos que respetar a nuestro Ángel custodio. ¿Se atreverían a hacer delante de él lo que no quisieran hacer en mi presencia?

No solamente debemos respetar a nuestro Ángel tutelar, sino también amarle. Es un custodio fiel, un verdadero amigo, un protector poderoso; a pesar de la excelencia de su naturaleza, su caridad le inclina a encargarse del cuidado de defendernos y protegernos, y vela por la conservación de nuestros cuerpos, a los que los demonios tienen a veces el poder de dañar. Pero ¿qué no hace por nuestras almas? Nos instruye, nos anima, nos exhorta interiormente, y nos advierte nuestros deberes con secretas reprensiones; ejerce respecto de nosotros la misión que ejercía con los judíos aquel Ángel que los guiaba a la tierra prometida, y hace por nosotros lo que Rafael para el joven Tobías; nos sirve de guía en medio de los peligros de esta vida. ¡De cuán profunda gratitud, respeto, docilidad y confianza hemos de estar animados para con nuestro Ángel custodio! ¿Cómo podremos agradecer bastante la divina misericordia por el don inapreciable que nos ha hecho?

Reflexionando Tobías sobre los señalados favores que había recibido del ángel Rafael, dice a su padre: “¿Qué recompensa podríamos darle que fuera proporcionada a los bienes de que nos ha colmado? Me ha llevado y vuelto con perfecta salud, ha cobrado el dinero de Gabelo, me ha hecho tener la mujer con quien me he casado, ha apartado de ella el demonio, ha llenado de alegría a sus padres, me ha libertado del pez que iba a devorarme, ha hecho que veas la luz del cielo, y por medio del él hemos sido llenos de todos los bienes. En vista de esto ¿qué le podremos dar que sea correspondiente?” Tobías y sus padres, penetrados de la más profunda gratitud, cayeron en tierra sobre su rostro durante tres horas y bendijeron a Dios. Tratemos de participar de iguales sentimientos. “Amemos, dice san Bernardo, amemos tiernamente en Dios a los Ángeles, esos espíritus bienaventurados que serán un día compañeros nuestros y coherederos en la gloria, y que actualmente son nuestros tutores y custodios. Seamos devotos y agradecidos para con semejantes protectores, y amémosles y honrémosles en cuanto somos capaces”.

Debemos tener además una tierna confianza en la protección de nuestro Ángel custodio. “Por débiles que seamos, dice también san Bernardo, por miserable que sea nuestra condición y grandes los peligros que nos rodean, no hemos de temer bajo la protección de tales custodios… Siempre que sean acometidos por alguna tribulación o tentación violenta, imploren el auxilio del que los guarda, los guía y los asiste en todas sus penas.”.

Pero para merecer su protección debemos, ante todo, evitar el pecado, pues las faltas le afligen, aunque sean veniales. “Así como el humo ahuyenta las abejas, dice san Basilio y el mal olor las palomas, del mismo modo la infección del pecado ahuyenta al Ángel encargado del cuidado de custodiarnos”. La impureza es especialmente un vicio que horroriza sobremanera a los espíritus celestiales, y los Ángeles de los niños que escandalizamos claman venganza contra nosotros. “Enviaré, dice el Señor, mi Ángel que vaya delante de ti, y te guarde en el camino y te introduzca en el lugar que he preparado. Reverénciale, y escucha su voz, ni juzgues que se le ha de despreciar; porque cuando pecares no te lo pasará, y en él está mi nombre. Mas si oyeres  su voz, e hiciéres todo lo digo, seré enemigo de tus enemigos, y afligiré a los que te afligen. E irá delante de ti mi Ángel, y te  introducirá en la tierra que te ha preparado”

Oración

Dios mío que eres todo amor, te doy gracias por haber enviado tus Ángeles para custodiarme: dame la gracia de que yo sea un ángel delante de ti por la pureza de mi corazón y mi prontitud en hacer tu santa voluntad. Me propongo amar a Dios sobre todas las cosas, y a mi prójimo como a mí mismo por amor a Dios; y en testimonio de este amor, rezaré todos los días con fervor a mi Ángel custodio.

Tomado del Catecismo de la Perseverancia
Abate J. Gaume
Págs. 526-532
http://www.enciclopediacatolica.com/g/gaume.htm

Compilado por: José Gálvez Krüger

Director de la Revista de Humanidades
“Studia Limensia”


sábado, 21 de marzo de 2015

Intenciones a San Miguel Arcángel...

Déjanos tus intenciones a San Miguel Arcángel como comentario a esta entrada y oraremos por ellas.  No dejes de leer la Información complementaria en este mismo Blog...!!!  Y aprovecha esos Emisarios celestiales que tienen como Misión ayudarnos... 

Dios y la Virgen santísima te bendigan...!!! 





viernes, 20 de marzo de 2015

La coronilla al arcángel Miguel

La coronilla al arcángel Miguel, también llamado Rosario de los Ángeles es un conjunto de oraciones del catolicismo con las que se pide intercesión de cada uno de los coros celestiales.




Se comienza la Corona rezando la siguiente invocación:

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Dios mío, ven en mi auxilio.  Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Amén  

(Hacer Petición o Agradecimiento).



I. Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Serafines, que Dios Nuestro Señor prepare nuestras almas y así recibir dignamente en nuestros corazones, el fuego de la Caridad Perfecta. Amén.
1 Padre Nuestro
3 Avemarías



II. Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Querubines, que Dios Nuestro Señor nos conceda la gracia de abandonar los caminos del pecado, y seguir el camino de la Perfección Cristiana. Amén.
1 Padre Nuestro
3 Avemarías



III. Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Tronos, que Dios Nuestro Señor derrame en nuestros corazones, el verdadero y sincero espíritu de humildad. Amén.
1 Padre Nuestro
3 Avemarías



IV. Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de Potestades, que Dios Nuestro Señor nos conceda la gracia de controlar nuestros sentidos y así dominar nuestras pasiones. Amén.
1 Padre Nuestro
3 Avemarías



V. Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de Dominaciones, que Dios Nuestro Señor proteja nuestras almas contra las asechanzas del demonio. Amén.
1 Padre Nuestro
3 Avemarías



VI. Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de las Virtudes, que Dios Nuestro Señor nos conserve de todo mal y no nos deje caer en la tentación. Amén.
1 Padre Nuestro
3 Avemarías



VII. Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Principados, que Dios Nuestro Señor se digne llenar nuestras almas con el verdadero espíritu de obediencia. Amén.
1 Padre Nuestro
3 Avemarías



VIII. Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de Los Arcángeles, que Dios Nuestro Señor nos conceda la gracia de la perseverancia final en la Fe, y en las buenas obras, y así nos lleve a la Gloria del Paraíso. Amén.
1 Padre Nuestro
3 Avemarías



IX. Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Ángeles, que Dios Nuestro Señor nos conceda la gracia de ser protegidos por ellos durante esta vida mortal, y nos guíen a la Gloria Eterna. Amén.
1 Padre Nuestro
3 Avemarías



Conclusión

En honor a San Miguel.  (1 Padre Nuestro)

En honor a San Gabriel.  (1Padre Nuestro)

En honor a San Rafael.  (1 Padre Nuestro)

En honor a nuestro ángel de la Guarda.  (1 Padre Nuestro)

O Glorioso Príncipe San Miguel, Jefe Principal de la Milicia Celestial, Guardián fidelísimo de las almas, Vencedor eficaz de los espíritus rebeldes, fiel Servidor en el Palacio del Rey Divino,…Sois nuestro admirable Guía y Conductor.

Vos brilláis con excelente resplandor y con virtud sobrehumana, libradnos de todo mal. Con plena confianza recurrimos a vos. Asistidnos con vuestra afable protección para que seamos mas y mas fieles al servicio de Dios todos los días de nuestra vida. 

V. Rogad por nosotros, O Glorioso San Miguel,
Príncipe de la Iglesia de Jesucristo…

R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor.

Omnipotente y Eterno Dios, os adoramos y bendecimos. En vuestra maravillosa bondad, y con el misericordioso deseo de salvar las almas del género humano, habéis escogido al Glorioso Arcángel, San Miguel, como Príncipe de Vuestra Iglesia.

Humildemente os suplicamos, Padre Celestial, que nos libréis de nuestros enemigos. En la hora de la muerte, no permitáis que ningún espíritu maligno se nos acerque, para perjudicar nuestras almas. Oh Dios y Señor Nuestro, guiadnos por medio de este mismo Arcángel. Enviadle que nos conduzca a la Presencia de Vuestra Excelsa y divina Majestad. Os lo pedimos por los méritos de Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Información adicional

La coronilla fue revelada en Portugal a la sierva de Dios Antónia de Astónaco aproximadamente en el año 1750. El arcángel Miguel le dijo a la religiosa que deseaba ser honrado mediante la recitación de nueve salutaciones a través de las cuales se invoca la intercesión de San Miguel y del Coro Celestial correspondiente, rezando un padrenuestro y tres avemarías en cada salutación.

Esta devoción se propagó a lo largo de otros países. El papa Pío IX el 8 de agosto de 1851 concedió las siguientes indulgencias a quienes recen la coronilla:

  • Indulgencia parcial, a los que recen esta Corona con el corazón contrito.
  • Indulgencia parcial, cada día que lleven consigo la Corona o besaren la medalla de los Santos Ángeles que cuelga de ella.
  • Indulgencia plenaria, a aquellos que la rezaren una vez al mes, el día que escogieren, verdaderamente contritos, confesados y comulgados, rogando por las intenciones de su Santidad.
  • Indulgencia plenaria, con las mismas condiciones, en las fiestas de la Aparición de San Miguel Arcángel (8 de mayo); de su Dedicación (29 de septiembre); y de los Santos Ángeles Custodios (2 de octubre).

Promesas y Beneficios

El arcángel Miguel prometió a quien rece la coronilla:
  • Enviar un ángel escogido de cada coro angelical para acompañar a los devotos a la hora de la comunión.
Y a quienes reciten estas nueve salutaciones todos los días les asegura que:
  • Disfrutarán de su asistencia continua durante esta vida y también después de la muerte.
  • Serán acompañados de todos los ángeles y con todos sus seres queridos, parientes y familiares serán librados del Purgatorio.

Referencias Bíblicas de los coros celestiales

“Serafines”, los que arden con el amor (Is 6,2-6) y guardan la entrada al paraíso (Gen 3,24).
“Querubines”, la figuras que Dios manda adornar el arca (Ex 25,18) y el templo de salomón (1 Rey 6,29-39).
“Virtudes”, Rom 8,38; 1 Co 15,24
“Potestades”, 1Cor 15,24; Ef 1,21
“Principados”, Rom 8,38; 1 Co 15,24
“Dominaciones”, Ef 1,21; Col 1,16.
“Tronos”, Col 1,16.